Trastornos del sueño: ¿Cómo combatirlos?

Los trastornos del sueño son realmente muy comunes en personas adultas. Una cifra no oficial mantiene que aproximadamente el 45% de personas desde los 25 a los 45 años tienden a dormir mucho menos de lo necesario para su buen desenvolvimiento. En este sentido, debemos establecer que el insomnio, sea ocasional o recurrente, suele generar gran malestar en los individuos creando situaciones difíciles de manejar, tal es el caso del estrés, el cansancio, la irritabilidad y los dolores corporales focalizados e incluso podrían presentarse problemas metabólicos a largo plazo. Para que puedas evitar sufrir falta de sueño, te haremos algunas recomendaciones.

Condiciones de vida

El insomnio puede presentarse a raíz de ciertos hábitos que tienes que perjudican tu sueño aunque no les des importancia. Cosas como quedarte conectado en el ordenador o con el televisor hasta altas horas de la noche, ocasionan algunos problemas para dormir. Otra medida importante es mantener horarios regulares de sueño. Es importante crear una rutina que ayude a tu cuerpo establecer un ritmo saludable de vida. Sin duda, también influye la ventilación de la habitación donde descansas, ya que debe ser agradable y confortable para facilitar tu descanso.

En general, existen muchos factores que pueden llegar a perturbar tu sueño. Sin embargo, a veces, con un simple cambio de hábitos puedes lograr romper con la barrera del insomnio. Algunas de nuestras recomendaciones son:

  • Hacer deporte con regularidad.
  • No cenar comidas muy pesadas, dando un margen de dos horas antes de acostarte a dormir.
  • Elegir leer antes de dormir, en lugar de ver a televisión.
  • Beber alguna infusión antes de dormir, como una manzanilla, una tila o una verbena, ya que cuentan con reconocidas propiedades benéficas para el descanso. Además, son una gran alternativa para evitar el uso de somníferos.

Pueden parecer bastante sencillas y aburridas, pero estos cambios fomentarán que tengas un buen sueño y tendrán grandes beneficios a largo plazo.

Un trio indispensable

Cuando hablamos de este trío nos referimos a la cama, el colchón y la almohada, tres elementos que usas todas las noches y que pueden sumar o restar calidad a tu descanso. Debes tener en cuenta algunos aspectos al escoger a tu equipo del descanso.

Una buena cama aporta el soporte necesario para que puedas obtener una buena estabilidad mientras duermes. En este sentido, debemos comprender que la cama es la base sólida donde colocar el colchón, por lo que será su compañero indispensable.

En cuanto al colchón es conveniente que elijas con mente fría cuál es el más adecuado para tus necesidades. Realizar una comparativa realista entre los mejores modelos del mercado, es la forma correcta de encontrar tu artículo deseado.

Por último, la almohada. Es probable que no puedas conciliar el sueño debido a que no cuentas con una almohada que te proporcione el confort adecuado. Este es un elemento que puede propiciar problemas dorsales, si se encuentra mal adaptada, por lo que debes tener mucho cuidado.

Otros consejos importantes

Algunas veces, aunque tengas buenas costumbres y una vida sana, puede costarte conciliar el sueño. Para evitarlo puedes tomar algunas medidas como no mirar el reloj si te despiertas a mitad de la noche, levantarte de la cama por unos instantes o concentrarte en cada parte de tu cuerpo, generando que tu mente poco a poco ceda al cansancio.