Aspectos básicos para elegir el somier perfecto

Un somier es más que un accesorio de cama y sería un total error que pensarás lo contrario. Gracias a él obtienes un tercio del soporte total que debe dar una cama (el resto del apoyo lo proporciona el colchón). Es por ello, que los somieres cuentan, como los colchones, con diferentes presentaciones y modelos, distintos materiales de fabricación y otras características que es necesario que examines con detenimiento para determinar si se amoldan a tus necesidades. Hoy te presentaremos algunos aspectos propios de los somieres para que puedas establecer cuál de ellos es el indicado para ti.

Tipos de somieres

Los somieres se pueden clasificar de varias maneras. Sin embargo, hoy estableceremos dos grandes grupos: los clásicos y los sofisticados.

Cuando hablamos de somieres clásicos nos referimos a los más corrientes y están integrados por los somieres de láminas, de tablas y de muelles. Estos tres son algo diferentes entre sí, aunque el somier de tablas paulatinamente sustituido por el de láminas. A continuación, te presentamos algunas características de estos somieres:

  • De láminas. Compuestos por dos tipos: láminas fijas o articuladas. Los primeros ofrecen un confort adecuado, pero sin ninguna elasticidad, mientras que los segundos cuentan con la comodidad y permite seguir el movimiento del cuerpo durante las horas de descanso para mejor soporte.
  • De tablas. Muy utilizadas en el pasado, han sido sustituidos poco a poco gracias a los somieres de láminas. Estos no disponen de una ventilación conveniente y mantienen una cama sorprendentemente firme. Están fabricados con una tabla de madera perforada que hace que le falte comodidad, ofreciendo una robustez invencible. Estos modelos se encuentran muy desaconsejados para personas que sufran de problemas de espaldas o sudores nocturnos.
  • De muelles. Cuentan con un mullido extra que los hace muy distintos de los modelos de tablas. Estos estan fabricados con dos tipos de muelles diferentes: bicónicos y ensacados. Una diferencia marcada entre estos dos es el hecho de que los muelles bicónicos no poseen la independencia de movimiento que incorporan los ensacados. Estos últimos son los más recomendados al dormir en pareja, sobre todo si uno de los dos suele moverse mucho.

Con referencia de los somieres sofisticados podemos establecer también tres tipos: de picos, eléctricos y tapizados. Los dos primeros ofrecen un gran confort, debido a que son capaces de adaptarse a la morfología de cada persona, dándole mayor comodidad y soporte. En cambio, los somieres tapizados pueden incorporar cualquier tipo de tecnología al somier, ya que solo cuentan con un tapizado que los hace ver mucho mejor. Es por ello, que te presentaremos con más detalle los dos primeros:

  • Somier eléctrico. Una de sus principales ventajas es que permite levantar una o varias partes de la cama con solo utilizar un mando a distancia. Esta propiedad es muy beneficiosa, pues permite que puedas ajustarlo a tu propia morfología o necesidades. Además, este diseño permite facilitar la respiración y la circulación sanguínea. También existen modelos indicados para personas con problemas de dolores debido a la forma de dormir.
  • Somier de picos. Procura una alta ventilación y apoyo estratégico, generado punto por punto, haciéndolo un somier perfecto para aquellos individuos que sufren de dolores dorsales. Sus picos son flexibles y con direcciones múltiples para adaptarse mejor al cuerpo y facilitar la comodidad.

Elección informada

Debes tener en cuenta todas las opciones del mercado y establecer cuál de ellas se adapta más a ti. Recuerda que de un somier adecuado depende en gran medida tu buen descanso.