Consejos para mantener y proteger tu colchón

La vida del colchón puede prolongarse con una serie de cuidados

El colchón es uno de los componentes más importantes en nuestro descanso. Al elegir la cama, es fundamental acertar con el colchón. Conservarlo en buen estado influirá en que dure el mayor tiempo posible. A continuación te proporcionamos una serie de consejos para que tu colchón dure muchos más años. Son recomendaciones simples de mantenimiento para prolongar su uso que te serán muy prácticas.

Recomendaciones para mantener y proteger tu colchón

  • El colchón siempre debe ir encima de una base. Un error muy común es creer que el colchón puede colocarse directamente sobre el suelo. El somier es fundamental tanto por la comodidad que proporciona como por su impacto en la higiene del colchón. Los expertos recomiendan siempre asociar el colchón con un somier pues contribuirá a que el colchón dure más y el usuario lo notará en el confort. Un colchón sin somier es un candidato muy probable a tener que ser reemplazado antes de tiempo.
  • Usar ropa de cama. La principal función de la ropa de cama no es únicamente estética. La sabana baje protege al colchón del polvo, al igual que lo hacen las fundas nórdicas. Una sábana bajera adaptada debe ser asociada al colchón, nada más haber adquirido éste último. Esta sábana evita dormir directamente sobre el colchón y ayuda a preservarlo.
  • El protector de colchón también ayuda. Por otra parte, el protector de colchón también puede ayudar a proteger el colchón. Confeccionado en material impermeable, evita que el colchón sea afectado directamente por fluidos, ya sean sudor, fugas de orina o el líquido volcado de una botella, por citar varios ejemplos frecuentes. Estos protectores de colchón tienen la ventaja añadida de ser desechables o lavables. Y, en función del modelo seleccionado, no es necesario desecharlos de forma sistemática después de ser usados.
  • La ventilación del colchón. Una buena ventilación también es básica para prolongar la vida del colchón. Dicha ventilación ha de ser diaria. Una recomendación general es dejar respirar el colchón, es decir, plegar las sábanas al pie del colchón para su ventilación. Abrir la ventana para que el aire de la habitación se remueva también es una buena idea. Hacerlo a diario durante quince minutos es la mejor opción.
  • Girar el colchón. Otra medida muy recomendable es girar con frecuencia el colchón. Dar la vuelta la cara sobre la que se duerme cada tres meses evita que el colchón se desgaste demasiado deprisa. Y hay colchones que vienen con cara de verano y de invierno, con lo que se deben invertir en el cambio de temporadas.
  • Frecuencia de lavado. La frecuencia de lavado ideal para extender la vida útil del colchón debe ser bimensual. Además de lavar sábanas y protectores, es conveniente también pasar el aspirador para eliminar el polvo una vez por semana.
  • Tratamientos antiácaros y antibacterias. Por último, para los colchones que no disponen de propiedades antibacterianas, es aconsejable aplicarle tratamientos. Los mejores tratamientos limitan la proliferación de ácaros mediante el uso de micro-organismos vivos, siendo una solución muy eficaz y duradera.