Las claves para conseguir un buen descanso

Después de tantas actividades diarias, ansiamos llegar a casa y descansar. Sin embargo, esto en ocasiones no es posible, ya que es difícil conciliar un buen sueño con una cama de mala calidad. Para evitar consecuencias, lo ideal es realizar una buena combinación de cama, colchón y almohada, a continuación te indicamos qué debes hacer para dormir plácidamente.

Conoce qué debes hacer para dormir bien

Los seres humanos, pasamos una gran parte de nuestra vida durmiendo. Esta actividad, es necesaria para nuestro bienestar. Sin embargo, cuando el descanso no se da de manera satisfactoria, nuestro cuerpo puede sufrir las consecuencias. Una cama de mala calidad, puede ser el principal factor que obstaculiza un buen descanso, el tener un mal colchón, desencadena problemas de salud que incluyen fuertes dolores de espalda. El no descansar bien, impide un desarrollo óptimo de nuestras actividades, todo esto origina una serie de problemas, que pueden convertirse en un círculo vicioso.

¿Qué cama elegir?

Un buen colchón, debe adaptarse a la morfología de cada individuo. Considerar, este aspecto, es un punto clave para realizar una elección certera. De hecho, si ya hay indicios de un dolor de espalda, o ya es algo prolongado, es necesario, evaluar de manera inmediata los siguientes aspectos:

  • Duración del colchón: cuando este, se ve desgastado y de mala calidad, es conveniente pensar en realizar un cambio.
  • Posición al dormir: una posición mala al dormir, puede ser un factor a considerar. Para ello, es necesario evaluar la altura de la cama y la posición de la almohada.
  • Zonas de apoyo: los dolores de espalda pueden surgir cuando las zonas de apoyo no se encuentran bien.

 Cómo aliviar tu dolor de espalda con una buena cama

Para aliviar fuertes dolores de espalda, es conveniente atacar el agente que causa esta molestia. En este caso, es necesario considerar adaptar la cama para aliviar los problemas de espalda.

  • Colchón firme: ideal para las personas con dolores dorsales. Este tipo de colchón, es recomendado para niños y personas que no sufren de problemas con la columna vertebral.
  • Blando, pero con apoyo firme: una cama demasiado blanda puede acarrear problemas de espalda, no obstante, si su apoyo es firme, es de gran utilidad para conciliar un buen sueño.
  • Almohadas: una almohada no adaptada puede causar dolores cervicales. De hecho según cada problema de espalda, es conveniente adaptarlas.

Generalmente para los problemas de la espalda, es mejor optar por un colchón firme y denso, preferiblemente de material látex, lo ideal es que su composición sea de un 85% de látex natural. Por otro lado un colchón de viscoelástica, puede ser de gran ayuda para aliviar el dolor dorsal.

Consejos para elegir un buen somier

Los somieres eléctricos, son recomendables para personas con problemas graves de espalda, también son conocidos como camas de relajación. Son ideales para ayudar a las personas que les cuesta levantarse de la cama, debido a los dolores intensos que sufren al realizar este movimiento.

Complementa tu descanso con una buena almohada

Una buena almohada es aquella que rellene la distancia entre el cuello y los hombros. De este modo, se alinea la columna vertebral. Considerar la posición para dormir, es también importante, ya que de ello dependerá una almohada gruesa o fina. La duración de las mismas también debe ser vigilada, ya que su vida útil puede alcanzar los 10 años.