Colchones de látex

Los colchones de látex se caracterizan por su gran resistencia y, por ende, un largo ciclo de vida. Encontramos los colchones de látex natural y los de látex sintético.

Otra característica que define este tipo de colchones es su adaptación al cuerpo y memoria de forma, aunque no tanto como los colchones formados por espuma de memoria, sobretodo porque tiene diferenciadas entre 3 y 7 zonas de confort diferentes centradas en las partes principales del cuerpo a la hora de dormir, como son la cabeza, la espalda y los pies (los de 3 zonas de confort), aunque no un apoyo específico para cada posición del cuerpo y, por lo tanto, dependerá de cada usuario y sus necesidades.

Si añadimos 2 zonas más, los de 5 zonas añadirían a las zonas anteriores los hombros y la parte superior de las piernas, lo que genera una sensación de mayor confort en la espalda.

Por último, los colchones con 7 zonas de confort añaden las lumbares y las nalgas, lo que se adapta a la perfección para aquellos con dolores en la zona lumbar o la espalda.

Probablemente, el mayor beneficio para muchos, en comparación con el resto de materiales, es su función hipoalergénica ya que evita la proliferación de ácaros y polvo y esto es una particularidad primordial para aquellas personas con tendencia alérgica, ya que hace, en ocasiones, el confort no solo se basa en la firmeza del colchón.

Otra de las principales propiedades de los colchones de látex es su ventilación, capaz de generar una sensación de mayor frescor en condiciones de mucho calor, y así garantizar el confort del usuario manteniendo su temperatura estable y agradable.

Además de las ventajas en cuanto al confort, como ya hemos mencionado anteriormente, otra de las principales ventajas de los colchones de látex es su largo ciclo de vida y su capacidad de proporcionar confort al usuario durante mucho tiempo.

Cuanto mayor sea la densidad del colchón, mayor será su resiliencia y su ciclo de vida, y éstas suelen ser de entre 60 y 90 kg/m3.

-30%
2.149,004.263,00 IVA INCLUIDO