La selección de una buena base para reforzar nuestro colchón

Una buena base de cama puede marcar la diferencia en tu colchón. Al combinarlos, obtendrás los máximos beneficios en términos de comodidad y durabilidad para tu colchón. Recuerda, la base de la cama es literalmente la base de tu colchón. No hay nada más que lo sostenga, así que si la base se hunde, también lo hará tu colchón. Esto sigue siendo cierto, incluso si has comprado un nuevo colchón de alta calidad.

Las bases un ahorro de espacio para los pisos pequeños

La base o somier de la cama, es un bien que adquieres para reforzar tu colchón, sin embargo, no es el único beneficio que puedes obtener. Puedes aprovecharlo en una habitación infantil, de estudiante, o si vives en un espacio pequeño. Algunos modelos de bases ofrecen soluciones alternativas que permiten a la vezasegurar la función de una cama y sustituir un sofá, un armario o incluso a un escritorio.

Ahora bien, en el mercado hay gran variedad de somieres, los cuales puedes utilizar para resolver tu situación. A continuación, te listamos los diferentes tipos que existen para que veas las opciones y puedas seleccionar la que más te convenga, según tu necesidad:

  • El sofá cama: es perfecto para usarlo en ocasiones poco comunes, por ejemplo si te llega gente de visita un fin de semana o en vacaciones. Aunque muchos digan que no es recomendable usarlo diariamente, es una opción a tener en cuenta para casos especiales. El sofá cama es más cómodo que el sofá clic-clac, el colchón de este último es muy fino. Con el sofá cama puedes conseguir un colchón más grueso y cómodo, porque lo puedes adaptar fácilmente. Cabe destacar, sin embargo, que existen diferentes tipos de sofá cama: “1 plegado”, “2 plegados” y el “Lampolet”.
  • La litera: ha sido una gran solución para las familias numerosas, evita disponer de dos camas en la misma estancia. Su ventaja principal es que permite ahorrar un espacio importante en habitaciones, en general llenas de juguetes. Esto también permite a los niños conservar una buena zona de juegos. Igual que el sofá cama, una litera puede ser utilizada durante varios años. En general se trata simplemente de dos camas encajadas. Una vez que los niños se han hecho mayores, se pueden separar los dos marcos de cama para que cada uno recupere su propia cama.
  • La cama alta: ha basado su éxito en su polivalencia. Cama, asiento, escritorio, armario, como ves ofrece múltiples posibilidades. Tiene la gran ventaja de unificar todas las necesidades del mobiliario. Igual que las literas, la cama alta apuesta por la horizontalidad, para optimizar al máximo el espacio que ocupa en la habitación. Es posible dividir el ambiente, por ejemplo, por la noche tienes la cama, por el día puedes tener un ambiente de trabajo, porque te sirve como sofá, armario y hasta escritorio. Por ello, es ideal para aprovechar el espacio.
  • La cama plegable: se caracteriza por su capacidad para liberar espacio durante el día. En general colocada contra un muro, basta desplegar un mecanismo para disponer de una cama. Durante el resto del tiempo, sirve de armario o de escritorio. La ventaja es de poder tener una estancia multiusos sin muchas manipulaciones para pasar de una función a otra.
  • El somier canapé: permite utilizar todo el espacio disponible y a menudo perdido situado debajo de la cama. Como el somier canapé Grand Espace, este tipo de somier es a la vez estético, cómodo y práctico para ahorrar espacio.

En resumen, lo que hace que una buena base sea tan importantes es que garantiza el nivel correcto de soporte y ventilación. La base de cama adecuada alarga la vida de su colchón, le brinda un gran apoyo aplicando la cantidad correcta de contrapresión justo donde lo necesita.